Skip to Content

Zinc

Formas del Complemento / Nombres Alternos :

  • Sulfato de Zinc
  • Gluconato de Zinc
  • Citrato de Zinc
  • Picolinato de Zinc
  • Quelato de Zinc
El zinc es un elemento importante que se encuentra en cada célula del cuerpo. Más de 300 enzimas en el cuerpo necesitan zinc para poder funcionar adecuadamente. A pesar de que la cantidad de zinc que necesitamos en nuestra dieta diaria es diminuta, es muy importante que la obtengamos. Sin embargo, la evidencia indica que muchos de nosotros no obtenemos suficiente. Una deficiencia ligera parece ser bastante común, y por esta razón el tomar un complemento de zinc en dosis nutricionales puede ser una buena idea.
Sin embargo, tomar demasiado zinc no es buena idea - puede causar toxicidad. En este artículo, discutimos los usos posibles del zinc en varias dosis.

Requerimientos/Fuentes

La recomendación oficial de Estados Unidos para un consumo diario de zinc es la siguiente:
  • Infantes de 0 a 6 meses, 2 mg
    de 7 a 12 meses, 3 mg
  • Niños de 1 a 3 años, 3 mg
    de 4 a 8 años, 5 mg
  • Varones de 9 a 13 años, 8 mg
    de 14 años en adelante, 11 mg
  • Mujeres de 9 a 13 años, 8 mg
    de 14 a 18 años, 9 mg
    19 años en adelante, 8 mg
  • Mujeres embarazadas, 11 mg (13 mg si tiene 18 años o menos)
  • Mujeres amamantado, 12 mg (14 mg si tiene 18 años o menos)
La dieta promedio en el mundo desarrollado puede no proporcionar el zinc suficiente, especialmente en las mujeres, adolescentes, infantes y ancianos. 1 - 5,163 De esta forma, puede ser una idea sensata aumentar su consumo de zinc basado en principios generales.
Varios medicamentos pueden tender a reducir los niveles de zinc en el cuerpo al inhibir su absorción o aumentando su excreción. Estos incluyen captopril y posiblemente otros Inhibidores ACE , anticonceptivos orales , diuréticos de tiazida , 6 - 12,31,32 y medicamentos que reducen la acidez estomacal (incluyendo H 2 bloqueadores e inhibidores de la bomba de protones ). Ciertos nutrientes también pueden inhibir la absorción de zinc, incluyendo calcio , soya , manganeso , cobre y hierro . 13 - 29 Contrariamente a reportes anteriores, el folato no parece tener este efecto. 30
Las ostras tienen un contenido muy alto de zinc - una ostra proporciona por lo menos una dosis completa diaria de zinc (cerca de 8 a 15 mg de zinc). Además de las ostras, otros tipos de mariscos, junto con el pollo y la carne (especialmente la carne de órganos) son altos en zinc, proporcionado de 1 a 8 mg de zinc por porción. Los granos enteros, nueces y semillas proporcionan cantidades pequeñas de zinc, que van de los 0.2 hasta los 3 mg por porción, y el zinc que proviene de estos no es tan absorbible. Los cereales para el desayuno y las barras nutritivas a menudo están fortificados con cantidades sustanciales de zinc.
El zinc también puede ser tomado como complemento nutricional, en una de sus variadas formas. El citrato de zinc, acetato de zinc o picolinato de zinc pueden ser los que se absorben mejor, a pesar de que el sulfato de zinc es menos caro. Cuando compre un complemento debe estar consciente de las diferencias entre los miligramos de zinc total que el producto contiene (el llamado zinc elemental) y los miligramos totales del producto de zinc, que incluye el peso del sulfato, picolatina, etc. Todas las dosis dadas en este artículo se refieren al zinc elemental (a menos que se mencione de otra manera).

Dosis Terapéuticas

Para la mayoría de los propósitos, el zinc debería ser tomado simplemente de acuerdo con los requerimientos diarios recomendados que se mencionaron anteriormente.
Alguna evidencia indica que 30 mg de zinc diariamente puede ser útil para el acné. Esta es una dosis segura para la mayoría de las personas. Sin embargo, en la mayoría de los estudios del zinc para el acné, se usaba una dosis mucho más alta: 90 mg diarios o más. Las dosis así de altas sólo deben ser usadas bajo supervisión médica (consulte los Temas de Seguridad). Dosis potencialmente peligrosas de zinc también han sido recomendadas para la anemia drepanocítica, degeneración macular y artritis reumatoide.
Para una mejor absorción, los complementos de zinc no deben ser tomados al mismo tiempo que los alimentos ricos en fibra. 33,34 Sin embargo, muchos alimentos ricos en fibra proporcionan zinc por sí mismos.
Cuando tome zinc por largos períodos también es aconsejable tomar de 1 a 3 mg de cobre diariamente, ya que los complementos de zinc pueden causar una deficiencia de cobre. 35,36 El zinc también puede interferir con el magnesio37 y la absorción de hierro38 .
El zinc es usado tópicamente en pastillas o en forma de gel nasal para el tratamiento de los resfriados. Cuando el zinc se utiliza de esta manera, el propósito no es incrementar los niveles de zinc en su cuerpo, sino interferir con la acción de los virus en la parte posterior de su garganta o en la nariz. Parece ser que de las formas comunes de zinc, sólo el gluconato de zinc y el acetato de zinc tienen las propiedades antivirales requeridas. 39,40 Ciertos endulzantes y saborizantes utilizados en las pastillas pueden bloquear la acción antiviral del zinc. La dextrosa, sucrosa, manitol y sorbitol parecen estar bien, pero el ácido cítrico y el ácido tartárico no. La información de la glicina como agente saborizante está un poco equivocada.

Usos Terapéuticos

Buena evidencia indica que si usted usa zinc en aerosol nasal o pastillas de zinc al principio de un resfriado , usted se recuperará mucho más rápido. 41,42,164 Se cree que estos tratamientos funcionan interfiriendo directamente con los virus de la nariz y garganta, e implica dosis relativamente altas de zinc usado por corto tiempo.
El zinc también puede ser tomado por períodos prolongados en dosis nutricionales orales para mejorar la inmunidad total ; 43,44 sin embargo, este enfoque probablemente sólo funcione si usted empieza con deficiencia de zinc.
Un cúmulo significativo de evidencia indica que el zinc oral puede reducir los síntomas del acné , 48 - 53,165 pero en la mayoría de los estudios se utilizaron dosis potencialmente tóxicas y en cualquier caso los beneficios parecen ser bastante ligeros.
Creciente evidencia indica que el zinc oral, especialmente en combinación con antioxidantes, puede ayudar a reducir el progreso de la degeneración macular . 105,106,156 El zinc oral también ha demostrado ser prometedor para la anemia drepanocítica , 54,161,166ADHD , 172, 173 y úlceras estomacales . 55,56 El zinc tópico puede ser útil para el herpes labial . 45
La Radioterapia en las inmediaciones de la boca puede causar alteraciones en el sentido de gusto. En un pequeño ensayo doble ciego controlado por placebo, el uso de complementos de zinc tendió a proteger la sensación del gusto. 167 Sin embargo, otro estudio falló en encontrar a los complementos de zinc útiles para mejorar la sensación del gusto entre las personas que se sometían a diálisis renales. 174
Resultados débiles y/o contradictorios se han observado en estudios de zinc por anorexia nerviosa , 81 - 83,162depresión , 175artritis reumatoide , 57 - 62,159,160 elevando el funcionamiento sexual en hombres con diálisis renales, 100,168,169 y tinitus . 110,170
Algunos estudios, pero no todos, han encontrado que las personas VIH positivas tienden a presentar deficiencia de zinc, con niveles que se precipitan hacia abajo en enfermedades más graves. 64 - 69 Los niveles más altos de zinc han sido relacionados con un mejor funcionamiento inmunológico y conteos más altos de células CD4+, mientras que la deficiencia de zinc se ha relacionado con un aumento en el riesgo de morir por VIH. 70 - 72 Un estudio preliminar entre las personas que tomaban AZT encontró que 30 días de complementación de zinc conducían a reducir la tasas de infecciones oportunistas en los siguientes dos años. 73 Sin embargo, otro estudio ha relacionado un consumo alto de zinc con un desarrollo más rápido del SIDA. 74,75 El resultado final: Si usted tiene VIH, consulte con su médico antes de complementarse con zinc.
Aunque la evidencia de que funciona todavía no es muy significativa, a veces el zinc también es recomendado para las siguiente enfermedades: enfermedad de Alzheimer , 77 - 80hiperplasia prostática benigna , 87 - 93infección de la vejiga , cataratas , diabetes , 94 - 96 síndrome de Down, 97 - 99esterilidad en hombres , 76enfermedad inflamatoria del intestino ( colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn ), 101 - 104osteoporosis , 107enfermedad periodontal , prostatitis , 108psoriasis , y curación de heridas y quemaduras . 111 - 113
Un ensayo doble ciego de 8 semanas de duración de zinc con 67 mg diarios, fracasó en encontrar algún beneficio para los síntomas de eccema . 158

¿Cuál Es la Evidencia Científica Para el Zinc?

Resfriados

Varios estudios han evaluado los efectos de las pastillas de zinc y los aerosoles nasales de zinc para los resfriados . La mayoría encontró resultados positivos, en tanto se use la forma correcta de zinc (gluconato o acetato de zinc).
Por ejemplo, en una prueba doble ciego controlada por placebo, 213 individuos con un resfriado nuevo que empezaba usaron inhalaciones de gluconato de zinc en gel o un gel de placebo en cada lado de la nariz cada 4 horas mientras estaban despiertos. 114 Los resultados fueron significativos: Los participantes tratados permanecieron enfermos un promedio de 2.3 días, mientras que aquellos que recibieron el placebo estuvieron enfermos un promedio de 9 día, una reducción del 75% en la duración de los síntomas.
Se observaron beneficios un tanto más modestos, pero todavía con beneficios relativamente importantes del gel de zinc nasal en un estudio doble ciego controlado por placebo en 80 personas con resfriados. 164
Otra prueba doble ciego controlada por placebo, que abarcó a 185 individuos, no encontró beneficio con el aerosol nasal de zinc. 115 Sin embargo, este estudio usó una cantidad mucho más baja de zinc por aplicación de aerosol de la que se usó en los dos estudios que se acaban de describir: 50 veces más bajo. Además, el aerosol contenía sulfato de zinc en lugar de gluconato de zinc. Como se hace notar más adelante, la forma química exacta del zinc parece influir de manera muy pronunciada en su habilidad para matar los virus del resfríado, y de estas dos formas, se cree que sólo el gluconato de zinc es efectivo.
Las pastillas de zinc también parecen ser útiles. Por ejemplo, en una prueba doble ciego, a 100 personas que estaban experimentando los primeros síntomas del resfriado se les dio una pastilla que contenía 13.3 mg de zinc del gluconato de zinc o que sólo era un placebo. 116 Los participantes tomaron las pastillas varias veces al día hasta que los síntomas de su resfriado remitieron. Los resultados fueron impresionantes. La tos desapareció en 2.2 días en el grupo tratado versus los 4 días en el grupo del placebo. El dolor de garganta desapareció después de 1 día versus los 3 días del grupo del placebo, el escurrimiento nasal en 4 días (versus 7 días), y los dolores de cabeza en dos 2 días (versus 3 días).
También se han observado resultados positivos en estudios doble ciego del acetato de zinc. 117,118 No todos los estudios han mostrado tales resultados positivos. 119 Sin embargo, los resultados en general parecen ser favorables. 120
Se ha sugerido que la fórmula exacta de las pastillas de zinc juega un papel significativo. Los agentes saborizantes, como el ácido cítrico y el ácido tartárico, parecen prevenir que el zinc inhiba los virus, y otras formas químicas del zinc así como también el gluconato de zinc o el acetato de zinc pueden no funcionar; en particular, el sulfato de zinc puede ser ineficaz. 121 Los endulzantes como el sorbitol, la sucrosa, la dextrosa y el manitol son buenos, pero la información de la glicina como agente saborizante está equivocada.
Además del uso del zinc para interferir directamente con los virus, la complementación en dosis nutricionales también puede ayudar a reducir la frecuencia de los resfriados en general elevando la inmunidad .
En un estudio de 2 años de duración en residentes de un asilo, los participantes que recibieron zinc y selenio desarrollaron enfermedades con mucha menos frecuencia que aquellos a quienes les dieron placebo. 122 Desde luego, no está claro en este estudio cuál fue el más útil, si el zinc o el selenio, Sin embargo, sabemos que una deficiencia crónica de zinc debilita el sistema inmunológico, 123 y estudios realizados en países en vías de desarrollo usando el zinc solo han encontrado beneficios. Por ejemplo, un estudio doble ciego controlado por placebo de 6 meses de duración, de 609 niños de preescolar en la India encontró que los complementos de zinc reducían la tasa de infecciones respiratorias en un 45%. 124 Otros nueve estudios también encontraron útiles a los complementos de zinc para prevenir enfermedades. 125

Herpes Labial

El herpes labial es una infección causada por el virus del herpes. Un estudio sugiere que el zinc en forma tópica puede ser útil. En esta prueba, 46 individuos con herpes labial fueron tratados con crema con óxido de zinc o un placebo cada dos horas hasta que el herpes labial desapareció. 126 Los resultados mostraron que los individuos que usaron la crema experimentaron una reducción en la gravedad de los síntomas y menos tiempo para recuperarse totalmente.
Se cree que el zinc intefiere con la habilidad del virus del herpes para reproducirse. Como con los resfriados, la fórmula de zinc debe estar diseñada apropiadamente para descargar los iones activos del zinc. Este estudio utilizó una fórmula especial de óxido de zinc y glicina.
Algunos participantes en este estudio experimentaron ardor e inflamación causados por el mismo zinc, pero esto rara vez causó un problema serio.

Degeneración Macular

La degeneración macular es una de las causas más comunes de pérdida de la visión en ancianos.
Una prueba doble ciego controlada por placebo evaluó los efectos del zinc con o sin oxidantes en el progreso de la degeneración macular, en 3,640 individuos con la enfermedad en su etapa inicial. 156 Los participantes fueron asignados al azar para recibir uno de los siguientes: antioxidantes ( vitamina C 500 mg, vitamina E 400 IU, y betacaroteno 15 mg), zinc (80 mg) y cobre (2 mg), antioxidantes más zinc, o placebo. (El cobre se administró junto con el zinc para prevenir una deficiencia de cobre inducida por el zinc.)
Los resultados sugieren que el zinc (solo o, aun mejor, con antioxidantes) disminuyó significativamente el progreso de la enfermedad.
Estudios anteriores del zinc para la degeneración macular encontraron resultados mixtos, pero estos eran mucho más pequeños. 141,142
Existe alguna evidencia de que asegurándose en obtener sus requerimentos dietéticos de zinc sobre una base diaria durante muchos años podría reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular más tarde en la vida. 143
Tenga en cuenta que las dosis de zinc usadas en la mayoría de estos estudios son bastante altas, y deben usarse sólo bajo supervisión médica.

Déficit de Atención/ Trastorno de Hiperactividad

El zinc ha demostrado ser prometedor para el tratamiento de ADHD . En un estudio mayor (aproximadamente 400 participantes) doble ciego controlado por placebo, el uso del zinc en una dosis de 40 mg diarios produjo beneficios estadísticamente significativos comparados con el placebo entre los niños que no usaban ningún otro tratamiento. 176 Esta dosis de zinc, a pesar de ser más alta que las necesidades nutricionales, debe ser segura. Sin embargo, los beneficios vistos fueron bastante modestos: Cerca del 28% de los participantes a los que les habían dado el zinc mostraron mejoría en comparación con el 20% del grupo del placebo.
Otro estudio doble ciego controlado por placebo mucho más pequeño, evaluó si 15 mg de zinc al día podrían elevar el efecto del Ritalin. 177 Nuevamente, se observaron resultados modestos.
Finalmente, evidencia extremadamente débil indica que el zinc podría elevar la efectividad del aceite de onagra para el ADHD. 178

Acné

Estudios indican que las personas con acné tienen niveles más bajos de lo normal de zinc en sus cuerpos. 127 - 129 Este hecho por sí solo no prueba que tomar complementos de zinc ayudará al acné, pero varios estudios pequeños doble ciego que abarcaron un total de poco más de 300 personas han encontrado en general, resultados positivos.
En uno de estos estudios, a 54 personas les dieron ya fuera un placebo o 135 mg de zinc como el sulfato de zinc a diario. El zinc produjo beneficios leves pero medibles. 130 Resultados similares se han visto en otros estudios utilizando de 90 a 135 mg de zinc diariamente. 131 - 134 Alguna evidencia sugiere que una dosis más baja y más segura, 30 mg diarios, puede ofrecer algunos beneficios. 135,165 En algunos estudios, sin embargo, no se observaron beneficios. 136,137
Dos estudios han comparado el zinc en contra del tratamiento estándar para el acné, el antibiótico tetraciclina. Uno encontró al zinc más efectivo que la tetraciclina tomada a 250 mg diarios, 138 pero el otro encontró el antibiótico mucho más efectivo cuando se tomaba a 500 mg diarios. 139
Tenga en mente que las dosis de zinc utilizadas en la mayoría de los estudios son bastante altas; los reportes de caso indican que las personas se han enfermado de gravedad a sí mismas al tomar el zinc con la esperanza de tratar sus síntomas de acné. 147,171 Las dosis de zinc más altas que los niveles seguros recomendados (consulte los Temas de Seguridad) deben usarse sólo bajo supervisión médica.

Enfermedad Drepanocítica

A menudo, los niños con enfermedad drepanocítica no crecen normalmente. Existe cierta evidencia de que las personas con enfermedad drepanocítica son mucho más propensas que otras a padecer deficiencia de zinc. 161 Dado que la deficiencia de zinc también puede causar retardo en el crecimiento, y la complementación de zinc en dosis nutricionales ha sido sugerida para los niños con enfermedad drepanocítica. En un estudio controlado por placebo, 42 niños (de edades de 4 a 10 años) con enfermedad drepanocítica recibieron complementos de zinc (10 mg de zinc al día) o un placebo durante un período de un año. 161 Los resultados demostraron al final del estudio, que los participantes a los que les dieron zinc mostraron un aumento en el crecimiento en comparación con aquellos a los que les dieron placebo. Curiosamente, los investigadores no encontraron una sola conexión sólida entre la gravedad de la deficiencia de zinc y la extensión de la respuesta al tratamiento.
Se cree que el zinc tiene un efecto estabilizador en la membrana celular de los glóbulos rojos en las personas con enfermedad drepanocítica. Por esta razón, ha sido probado como una ayuda para prevenir las crisis drepanocíticas. En un estudio doble ciego controlado por placebo de 145 personas con enfermedad drepanocítica realizado en la India, los participantes recibieron ya fuera un placebo o cerca de 50 mg de zinc tres veces al día. 54 Durante 18 meses de tratamiento, los sujetos tratados con zinc tuvieron un promedio de 2.5 crisis, comparado con las 5.3 del grupo del placebo. Sin embargo, el zinc no pareció reducir la gravedad de una crisis, como se midió por el número de días pasados en el hospital durante cada crisis.
La enfermedad drepanocítica también puede causar úlceras en la piel (úlceras que no sanan). En una prueba controlada por placebo de 12 semanas de duración, el uso del zinc a 88 mg 3 veces al día durante 12 semanas elevó el índice de curación de las úlceras. 166Advertencia: Las altas dosis de zinc utilizadas en los dos últimos estudios pueden provocar una toxicidad muy peligrosa, y deberían tomarse sólo bajo supervisión médica (si no es que en absoluto). La dosis nutricional descrita en el primer estudio, sin embargo, es segura (consulte los Temas de Seguridad).

Temas de Seguridad

Es muy raro que el zinc cause algún efecto secundario inmediato además de un trastorno estomacal ocasional, normalmente cuando se toma en ayunas. Algunas formas tienen un desagradable sabor metálico.
Sin embargo, el uso de zinc por períodos prolongados en dosis de 100 mg o más diariamente puede causar numerosos efectos tóxicos, incluyendo una deficiencia severa de cromo, daño en la inmunidad, problemas cardíacos y anemia. 144 - 147 El gobierno de los Estados Unidos ha publicado recomendaciones sobre los "niveles de consumo superiores tolerables" (UL por sus siglas en inglés) para el zinc. Se puede pensar de los UL como el consumo más alto conocido que se puede tomar durante un tiempo prolongado no pone en riesgo a la mayoría de los miembros de una población sana. Los UL para el zinc son los siguientes: 157
  • Infantes de 0 - 6 meses, 4 mg
    de 7 a 12 meses, 5 mg
  • Niños de 1 a 3 años, 7 mg
    de 4 a 8 años, 12 mg
    de 9 a 13 años, 23 mg
  • Hombres y mujeres de 14 a 18 años, 34 mg
    19 años y más, 40 mg
  • Mujeres embarazadas o amamantando, 40 mg (34 mg si tienen 18 años o menos)
Evidencia muy débil señala que el uso de los complementos de zinc puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata en los hombres. 179
También hay algunas interacciones entre el zinc y ciertos medicamentos para considerar:
El uso del zinc puede interferir con la absorción del medicamento penicilamina y también con antibióticos de las familias de la tetraciclina o fluoroquinolona (Cipro, Floxin). 148 - 153
Se encontró que el diurético ahorrador de potasio amilorida reducía significativamente la excreción de zinc del cuerpo. 154 Esto significa que si usted toma complementos de zinc al mismo tiempo que la amilorida, puede ocurrir una acumulación de zinc. Esto puede causar efectos secundarios tóxicos. Sin embargo, el diurético ahorrador de potasio triamtereno no parece causar este problema. 155

Interacciones de las que Debe Estar Consciente

Si usted está tomando
  • inhibidores ACE ; anticonceptivos orales ; terapia de reemplazo hormonal ; diuréticos de tiazida ; o medicamentos que reducen la acidez estomacal (como el Zantac o Prilosec ): Usted puede necesitar tomar zinc extra.
  • Manganeso ; calcio ; cobre ; hierro ; antiácidos ; soya ; o antibióticos en la fluoroquinolona (ej., familias de Cipro , Floxin ) o tetraciclina : Puede ser recomendable separar sus dosis de zinc de estas substancias por los menos 2 horas.
  • Complementos de zinc: Usted también debe tomar cobre adicional, y quizás también magnesio, ya que el zinc interfiere con su absorción. El zinc también interfiere con la absorción de hierro, pero usted no debe tomar complementos de hierro a menos que sepa que tiene una deficiencia.
  • Penicilamina : El zinc interfiere con la absorción de penicilamina así que puede ser recomendable tomar zinc y penicilamina por los menos con dos horas de diferencia.
  • Amilorida : Puede reducir la excreción de zinc del cuerpo, llevando a una acumulación de zinc, lo que puede causar efectos secundarios tóxicos. No tome complementos de zinc a menos que se lo aconseje un doctor.

References

1 Sandstead HH. Zinc nutrition in the United States. Am J Clin Nutr. 1973;26:1251 - 1260.

2 Prasad AS. Role of zinc in human health. Bol Asoc Med PR. 1991;83:558 - 560.

3 Prasad AS. Zinc deficiency in women, infants, and children. J Am Coll Nutr. 1996;15:113 - 120.

4 Goldenberg RL, Tamura T, Neggers Y, et al. The effect of zinc supplementation on pregnancy outcome. JAMA. 1995;274:463 - 468.

5 Stang J, Story MT, Harnack L, et al. Relationships between vitamin and mineral supplement use, dietary intake, and dietary adequacy among adolescents. J Am Diet Assoc. 2000;100:905 - 910.

6 Baum MK, Javier JJ, Mantero-Atienza E, et al. Zidovudine-associated adverse reactions in a longitudinal study of asymptomatic HIV-1-infected homosexual males. J Acquir Immune Defic Syndr. 1991;4:1218 - 1226.

7 Golik A, Modai D, Averbukh Z, et al. Zinc metabolism in patients treated with captopril versus enalapril. Metabolism. 1990;39:665 - 667.

8 Golik A, Zaidenstein R, Dishi V, et al. Effects of captopril and enalapril on zinc metabolism in hypertensive patients. J Am Coll Nutr. 1998;17:75 - 78.

9 Sturniolo GC, Montino MC, Rossetto L, et al. Inhibition of gastric acid secretion reduces zinc absorption in man. J Am Coll Nutr. 1991;10:372 - 375.

10 Reyes AJ, Olhaberry JV, Leary WP, et al. Urinary zinc excretion, diuretics, zinc deficiency and some side-effects of diuretics. S Afr Med J. 1983;64:936 - 941.

11 Reyes AJ, Leary WP, Lockett CJ, et al. Diuretics and zinc. S Afr Med J. 1982;62:373 - 375.

12 Webb JL. Nutritional effects of oral contraceptive use: a review. J Reprod Med. 1980;25:150 - 156.

13 Argiratos V, Samman S. The effect of calcium carbonate and calcium citrate on the absorption of zinc in healthy female subjects. Eur J Clin Nutr. 1994;48:198 - 204.

14 Spencer H, Kramer L, Norris C, et al. Effect of calcium and phosphorus on zinc metabolism in man. Am J Clin Nutr. 1984;40:1213 - 1218.

15 Dawson-Hughes B, Seligson FH, Hughes VA. Effects of calcium carbonate and hydroxyapatite on zinc and iron retention in postmenopausal women. Am J Clin Nutr. 1986;44:83 - 88.

16 Spencer H, Norris C, Osis D. Further studies of the effect of zinc on intestinal absorption of calcium in man. J Am Coll Nutr. 1992;11:561 - 566.

17 Crowther RS, Marriott C. Counter-ion binding to mucus glycoproteins. J Pharm Pharmacol. 1984;36:21 - 26.

18 Hwang S-J, Lai YH, Chen HC, et al. Comparisons of the effects of calcium carbonate and calcium acetate on zinc tolerance test in hemodialysis patients. Am J Kidney Dis. 1992;19:57 - 60.

19 Pecoud A, Donzel P, Schelling JL. Effect of foodstuffs on the absorption of zinc sulfate. Clin Pharmacol Ther . 1975;17:469 - 474.

20 Navert B, Sandstrom B, Cederblad A. Reduction of the phytate content of bran by leavening in bread and its effect on zinc absorption in man. Br J Nutr. 1985;53:47 - 53.

21 Vohra P, Gray GA, Kratzer FH. Phytic acid-metal complexes. Proc Soc Exp Biol Med. 1965;120:447 - 449.

22 Sandstrom B, Davidsson L, Cederblad A, et al. Oral iron, dietary ligands and zinc absorption. J Nutr. 1985;115:411 - 414.

23 Meadows NJ, Grainger SL, Ruse W, et al. Oral iron and the bioavailability of zinc. Br Med J (Clin Res Ed). 1983;287:1013 - 1014.

24 Solomons NW, Jacob RA. Studies on the bioavailability of zinc in humans: effects of heme and nonheme iron on the absorption of zinc. Am J Clin Nutr. 1981;34:475 - 482.

25 Davidsson L, Almgren A, Sandstrom B, et al. Zinc absorption in adult humans: the effect of iron fortification. Br J Nutr. 1995;74:417 - 425.

26 Newhouse IJ, Clement DB, Lai C. Effects of iron supplementation and discontinuation on serum copper, zinc, calcium, and magnesium levels in women. Med Sci Sports Exerc. 1993;25:562 - 571.

27 Aggett PJ, Crofton RW, Khin C, et al. The mutual inhibitory effects on their bioavailability of inorganic zinc and iron. Prog Clin Biol Res. 1983;129:117 - 124.

28 Scott KC, Turnlund JR. A compartmental model of zinc metabolism in adult men used to study effects of three levels of dietary copper. Am J Physiol. 1994;267: E165 - E173.

29 Freeland-Graves JH. Manganese: an essential nutrient for humans. Nutr Today. 1988;23:13 - 19.

30 Butterworth CE Jr, Tamura T. Folic acid safety and toxicity: a brief review. Am J Clin Nutr. 1989;50:353 - 358.

31 Reyes AJ, Leary WP, Lockett CJ, et al. Diuretics and zinc. S Afr Med J. 1982;62:373 - 375.

32 Reyes AJ, Olhaberry JV, Leary WP, et al. Urinary zinc excretion, diuretics, zinc deficiency and some side-effects of diuretics. S Afr Med J. 1983;64:936 - 941.

33 Navert B, Sandstrom B, Cederblad A. Reduction of the phytate content of bran by leavening in bread and its effect on zinc absorption in man. Br J Nutr. 1985;53:47 - 53.

34 Vohra P, Gray GA, Kratzer FH. Phytic acid-metal complexes. Proc Soc Exp Biol Med. 1965;120:447 - 449.

35 Hoffman HN II, Phyliky RL, Fleming CR. Zinc-induced copper deficiency. Gastroenterology. 1988;94:508 - 512.

36 Sandstead HH. Requirements and toxicity of essential trace elements, illustrated by zinc and copper. Am J Clin Nutr. 1995;61(suppl 3):621S - 624S.

37 Spencer H, Norris C, Williams D. Inhibitory effects of zinc on magnesium balance and magnesium absorption in man. J Am Coll Nutr. 1994;13:479 - 484.

38 Yadrick MK, Kenney MA, Winterfeldt EA. Iron, copper, and zinc status: Response to supplementation with zinc or zinc and iron in adult females. Am J Clin Nutr. 1989;49:145 - 150.

39 Marshall S. Zinc gluconate and the common cold. Review of randomized controlled trials. Can Fam Physician. 1998;44:1037 - 1042.

40 Eby GA. Zinc ion availability - the determinant of efficacy in zinc lozenge treatment of common colds. J Antimicrob Chemother. 1997;40:483 - 493.

41 Marshall S. Zinc gluconate and the common cold. Review of randomized controlled trials. Can Fam Physician. 1998;44:1037 - 1042.

42 Hirt M, Nobel S, Barron E. Zinc nasal gel for the treatment of common cold symptoms: a double-blind, placebo-controlled trial. Ear Nose Throat J. 2000;79:778 - 781.

43 Girodon F, Lombard M, Galan P, et al. Effect of micronutrient supplementation on infection in institutionalized elderly subjects: a controlled trial. Ann Nutr Metab. 1997;41:98 - 107.

44 Bhutta ZA, Black RE, Brown KH, et al. Prevention of diarrhea and pneumonia by zinc supplementation in children in developing countries: Pooled analysis of randomized controlled trials. J Pediatr. 1999;135:689 - 697.

45 Godfrey HR, Godfrey NJ, Godfrey JC, et al. A randomized clinical trial on the treatment of oral herpes with topical zinc oxide/glycine. Altern Ther Health Med . 2001;7:49 - 54, 56.

46 Goldenberg RL, Tamura T, Neggers Y, et al. The effect of zinc supplementation on pregnancy outcome. JAMA. 1995;274:463 - 468.

47 Jonsson B, Hauge B, Larsen MF, et al. Zinc supplementation during pregnancy: a double blind randomised controlled trial. Acta Obstet Gynecol Scand. 1996;75:725 - 729.

48 Dreno B, Amblard P, Agache P, et al. Low doses of zinc gluconate for inflammatory acne. Acta Derm Venereol. 1989;69:541 - 543.

49 Goransson K, Liden S, Odsell L. Oral zinc in acne vulgaris: a clinical and methodological study. Acta Derm Venereol . 1978;58:443 - 448.

50 Verma KC, Saini AS, Dhamija SK. Oral zinc sulfate therapy in acne vulgaris: a double-blind trial. Acta Derm Venereol. 1980;60:337 - 340.

51 Weimar VM, Puhl SC, Smith WH, et al. Zinc sulfate in acne vulgaris. Arch Dermatol. 1978;114:1776 - 1778.

52 Hillstrom L, Pettersson L, Hellbe L, et al. Comparison of oral treatment with zinc sulphate and placebo in acne vulgaris. Br J Dermatol. 1977;97:681 - 684.

53 Michaelsson G, Juhlin L, Vahlquist A. Effects of oral zinc and vitamin A in acne. Arch Dermatol. 1977;113:31 - 36.

54 Gupta VL, Chaubey BS. Efficacy of zinc therapy in prevention of crisis in sickle-cell anemia: a double-blind, randomized controlled clinical trial. J Assoc Physicians India. 1995;43:467 - 469.

55 Frommer DJ. The healing of gastric ulcers by zinc sulphate. Med J Aust. 1975;2:793 - 796.

56 Garcia-Plaza A, Arenas JI, Belda O, et al. A multicenter clinical trial. Zinc acexamate versus famotidine in the treatment of acute duodenal ulcer [in Spanish; English abstract]. Rev Esp Enferm Dig. 1996;88:757 - 762.

57 Simkin PA. Treatment of rheumatoid arthritis with oral zinc sulfate. Agents Actions Suppl. 1981;8:587 - 596.

58 Pandey SP, Bhattacharya SK, Sundar S. Zinc in rheumatoid arthritis. Indian J Med Res. 1985;81:618 - 620.

59 Mattingly PC, Mowat AG. Zinc sulphate in rheumatoid arthritis. Ann Rheum Dis. 1982;41:456 - 457.

60 Rasker JJ, Kardaun SH. Lack of beneficial effect of zinc sulphate in rheumatoid arthritis. Scand J Rheumatol. 1982;11:168 - 170.

61 Dixon JS, Bird HA, Martin MF, et al. Biochemical and clinical changes occurring during the treatment of rheumatoid arthritis with novel antirheumatoid drugs. Int J Clin Pharmacol Res. 1985;5:25 - 33.

62 Job C, Menkes CJ, Delbarre F. Zinc sulphate in the treatment of rheumatoid arthritis. Arthritis Rheum. 1980;23:1408 - 1409.

63 Simkin PA. Treatment of rheumatoid arthritis with oral zinc sulfate. Agents Actions Suppl. 1981;8:587 - 596.

64 Fabris N, Mocchegiani E, Galli M, et al. AIDS, zinc deficiency, and thymic hormone failure [letter]. JAMA. 1988;259:839 - 840.

65 Sappey C, Leclercq P, Coudray C, et al. Vitamin, trace element and peroxide status in HIV seropositive patients: asymptomatic patients present a severe beta-carotene deficiency. Clin Chim Acta . 1994;230:35 - 42.

66 Odeh M. The role of zinc in acquired immunodeficiency syndrome. JIntern Med . 1992;231:463 - 469.

67 Periquet BA, Jammes NM, Lambert WE, et al. Micronutrient levels in HIV-1-infected children. AIDS. 1995;9:887 - 893.

68 Tomaka FL, Imoch PJ, Reiter WM, et al. Prevalence of nutritional deficiencies in patients with HIV Infection [abstract]. Int Conf AIDS. 1994;10:221.

69 Baum MK, Shor-Posner G, Lu Y, et al. Micronutrients and HIV-1 disease progression. AIDS . 1995;9:1051 - 1056.

70 Campa A, Lai H, Shor-Posner G, et al. Relationship between zinc deficiency and survival in HIV+ homosexual men [abstract]. FASEB J . 1998;12:A217.

71 Baum MK, Shor-Posner G, Lu Y, et al. Micronutrients and HIV-1 disease progression. SIDA . 1995;9:1051 - 1056.

72 Bogden JD, Kemp FW, Han S, et al. Status of selected nutrients and progression of human immunodeficiency virus type 1 infection. Am J Clin Nutr. 2000;72:809 - 815.

73 Mocchegiani E, Rivabene R, Santini MT. Benefit of oral zinc supplementation as an adjunct to zidovudine (AZT) therapy against opportunistic infections in AIDS. Int JImmunopharmacol. 1995;17:719 - 727.

74 Tang AM, Graham NHM, Kirby AJ, et al. Dietary micronutrient intake and risk of progression to acquired immunodeficiency syndrome (AIDS) in human immunodeficiency virus type 1 (HIV-1)-infected homosexual men. Am JEpidemiol. 1993;138:937 - 951.

75 Tang AM, Graham NM, Saah AJ. Effects of micronutrient intake on survival in human immunodeficiency virus type 1 infection. Am JEpidemiol. 1996;143:1244 - 1256.

76 Netter A, Hartoma R, Nahoul K. Effect of zinc administration on plasma testosterone, dihydrotestosterone, and sperm count. Arch Androl. 1981;7:69 - 73.

77 Constantinidis J. Alzheimer's disease: the zinc theory [in French; English abstract]. Encephale. 1990;16:231 - 239.

78 Constantinidis J. The hypothesis of zinc deficiency in the pathogenesis of neurofibrillary tangles. Med Hypotheses. 1991;35:319 - 323.

79 Cuajungco MP, Lees GJ. Zinc metabolism in the brain: Relevance to human neurodegenerative disorders. Neurobiol Dis. 1997;4:137 - 169.

80 Lovell MA, Robertson JD, Teesdale WJ, et al. Copper, iron and zinc in Alzheimer's disease senile plaques. J Neurol Sci. 1998;158:47 - 52.

81 Birmingham CL, Goldner EM, Bakan R. Controlled trial of zinc supplementation in anorexia nervosa. Int J Eat Disord. 1994;15:251 - 255.

82 Katz RL, Keen CL, Litt IF, et al. Zinc deficiency in anorexia nervosa. J Adolesc Health Care. 1987;8:400 - 406.

83 Lask B, Fosson A, Rolfe U, et al. Zinc deficiency and childhood-onset anorexia nervosa. J Clin Psychiatry. 1993;54:63 - 66.

84 Roijen SB, Worsaae U, Zlotnik G. Zinc in patients with anorexia nervosa [in Danish; English abstract]. Ugeskr Laeger . 1991;153:721 - 723.

85 Ward NI. Assessment of zinc status and oral supplementation in anorexia nervosa. J Nutr Med. 1990;1:171 - 177.

86 Castillo-Duran C, Heresi G, Fisberg M, et al. Controlled trial of zinc supplementation during recovery from malnutrition: effects on growth and immune function. Am J Clin Nutr. 1987;45:602 - 608.

87 Bandlish U, Prabhakar BR, Wadehra PL. Plasma zinc level estimation in enlarged prostate. Indian J Pathol Microbiol. 1988;31:231 - 234.

88 Gonick P, Oberleas D, Knechtges T, et al. Atomic absorption spectrophotometric determination of zinc in the prostate. Invest Urol. 1969;6:345 - 347.

89 Schrodt GR, Hall T, Whitmore WF. The concentration of zinc in diseased human prostate glands. Cancer. 1964 ; 17:1555 - 1566.

90 Gyorkey F, Min KW, Huff JA, et al. Zinc and magnesium in human prostate gland: normal, hyperplastic and neoplastic. Cancer Res. 1967;27:1348 - 1353.

91 Gyorkey F, Sato CS. In vitro 65Zn-binding capacities of normal, hyperplastic, and carcinomatous human prostate gland. Exp Mol Pathol. 1968;8:216 - 224.

92 Leake A, Chisholm GD, Habib FK. The effect of zinc on the 5 alpha-reduction of testosterone by the hyperplastic human prostate gland. J Steroid Biochem. 1984;20:651 - 655.

93 Leake A, Chrisholm GD, Busuttil A, et al. Subcellular distribution of zinc in the benign and malignant human prostate: evidence for a direct zinc androgen interaction. Acta Endocrinol (Copenh). 1984;105:281 - 288.

94 Schmidt LE, Arfken CL, Heins JM. Evaluation of nutrient intake in subjects with non-insulin-dependent diabetes mellitus. J Am Diet Assoc. 1994;94:773 - 774.

95 Blostein-Fujii A, DiSilvestro RA, Frid D, et al. Short-term zinc supplementation in women with non-insulin-dependent diabetes mellitus: effects on plasma 5'-nucleotidase activities, insulin-like growth factor I concentrations, and lipoprotein oxidation rates in vitro. Am J Clin Nutr. 1997;66:639 - 642.

96 Rauscher AM, Fairweather-Tait SJ, Wilson PD, et al. Zinc metabolism in non-insulin dependent diabetes mellitus. J Trace Elem Med Biol. 1997;11:65 - 70.

97 Sustrova M, Strbak V. Thyroid function and plasma immunoglobulins in subjects with Down's syndrome (DS) during ontogenesis and zinc therapy. J Endocrinol Invest. 1994;17:385 - 390.

98 Licastro F, Mocchegiani E, Masi M, et al. Modulation of the neuroendocrine system and immune functions by zinc supplementation in children with Down's syndrome. J Trace Elem Electrolytes Health Dis. 1993;7:237 - 239.

99 Lockitch G, Puterman M, Godolphin W, et al. Infection and immunity in Down syndrome: a trial of long-term low oral doses of zinc. J Pediatr. 1989;114:781 - 787.

100 Rodger RS, Sheldon WL, Watson MJ, et al. Zinc deficiency and hyperprolactinaemia are not reversible causes of sexual dysfunction in uraemia. Nephrol Dial Transplant. 1989;4:888 - 892.

101 Sjogren A, Floren CH, Nilsson A. Evaluation of zinc status in subjects with Crohn's disease. J Am Coll Nutr. 1988;7:57 - 60.

102 Van de Wal Y, Van der Sluys Veer A, Verspaget HW, et al. Effect of zinc therapy on natural killer cell activity in inflammatory bowel disease. Aliment Pharmacol Ther. 1993;7:281 - 286.

103 Mulder TP, van der Sluys Veer A, Verspaget HW, et al. Effect of oral zinc supplementation on metallothionein and superoxide dismutase concentrations in patients with inflammatory bowel disease. J Gastroenterol Hepatol. 1994;9:472 - 477.

104 Dronfield MW, Malone JD, Langman MJ. Zinc in ulcerative colitis: a therapeutic trial and report on plasma levels. Gut. 1977;18:33 - 36.

105 Stur M, Tittl M, Reitner A, et al. Oral zinc and the second eye in age-related macular degeneration. Invest Ophthalmol Vis Sci. 1996;37:1225 - 1235.

106 Newsome DA, Swartz M, Leone NC, et al. Oral zinc in macular degeneration. Arch Ophthalmol. 1988;106:192 - 198.

107 Relea P, Revilla M, Ripoll E, et al. Zinc, biochemical markers of nutrition, and type-I osteoporosis. Age Ageing. 1995;24:303 - 307.

108 Neal DE Jr, Kaack MB, Fussell EN, et al. Changes in seminal fluid zinc during experimental prostatitis. Urol Res. 1993;21:71 - 74.

109 Gersdorff M, Robillard T, Stein F, et al. The zinc sulfate overload test in patients suffering from tinnitus associated with low serum zinc. Preliminary report [in French; English abstract]. Acta Otorhinolaryngol Belg. 1987;41:498 - 505.

110 Paaske PB, Pederson CB, Kjems G, et al. Zinc therapy of tinnitus. A placebo-controlled study [in Danish; English abstract]. Ugeskr Laeger. 1990;152:2473 - 2475.

111 Han CM. Changes in body zinc and copper levels in severely burned patients and the effects of oral administration of ZnS04 by a double-blind method [in Chinese; English abstract]. Zhonghua Zheng Xing Shao Shang Wai Ke Za Zhi . 1990;6:83 - 86, 155.

112 Agren MS, Stromberg HE, Rindby A, et al. Selenium, zinc, iron and copper levels in serum of patients with arterial and venous leg ulcers. Acta Derm Venereol. 1986;66:237 - 240.

113 Floersheim GL, Lais E. Lack of effect of oral zinc sulfate on wound healing in leg ulcer [in German; English abstract]. Schweiz Med Wochenschr. 1980;110:1138 - 1145.

114 Hirt M, Nobel S, Barron E. Zinc nasal gel for the treatment of common cold symptoms: a double-blind, placebo-controlled trial. Ear Nose Throat J. 2000;79:778 - 781.

115 Belongia EA, Berg R, Liu K. A randomized trial of zinc nasal spray for the treatment of upper respiratory illness in adults. Am J Med. 2001;111:103 - 108.

116 Mossad SB, Macknin ML, Medendorp SV, et al. Zinc gluconate lozenges for treating the common cold: a randomized, double-blind placebo-controlled study. Ann Intern Med. 1996;125:81 - 88.

117 Petrus EJ, Lawson KA, Bucci LR. Randomized, double-masked, placebo-controlled clinical study of the effectiveness of zinc acetate lozenges on common cold symptoms in allergy-tested subjects. Curr Ther Res. 1998;59:595 - 607.

118 Prasad AS, Fitzgerald JT, Bao B, et al. Duration of symptoms and plasma cytokine levels in patients with the common cold treated with zinc acetate. A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Ann Intern Med. 2000;133:245 - 252.

119 Macknin ML, Piedmonte M, Calendine C, et al. Zinc gluconate lozenges for treating the common cold in children: a randomized controlled trial. JAMA. 1998;279:1962 - 1967.

120 Marshall S. Zinc gluconate and the common cold. Review of randomized controlled trials. Can Fam Physician. 1998;44:1037 - 1042.

121 Eby GA. Linearity in dose-response from zinc lozenges in treatment of common colds. J Pharm Technol. 1995;11:110 - 122.

122 Girodon F, Lombard M, Galan P, et al. Effect of micronutrient supplementation on infection in institutionalized elderly subjects: a controlled trial. Ann Nutr Metab. 1997;41:98 - 107.

123 Sugarman B. Zinc and infection. Rev Infect Dis. 1983;5:137 - 147.

124 Sazawal S, Black RE, Jalla S, et al. Zinc supplementation reduces the incidence of acute lower respiratory infections in infants and preschool children: a double-blind, controlled trial. Pediatrics. 1998;102:1 - 5.

125 Bhutta ZA, Black RE, Brown KH, et al. Prevention of diarrhea and pneumonia by zinc supplementation in children in developing countries: Pooled analysis of randomized controlled trials. J Pediatr. 1999;135:689 - 697.

126 Godfrey HR, Godfrey NJ, Godfrey JC, et al. A randomized clinical trial on the treatment of oral herpes with topical zinc oxide/glycine. Altern Ther Health Med . 2001;7:49 - 54, 56.

127 Pohit J, Saha KC, Pal B. Zinc status of acne vulgaris patients. J Appl Nutr. 1985;37:18 - 25.

128 Amer M, Bahgat MR, Tosson Z, et al. Serum zinc in acne vulgaris. Int J Dermatol. 1982;21:481 - 484.

129 Michaelsson G, Vahlquist A, Juhlin L. Serum zinc and retinol-binding protein in acne. Br J Dermatol. 1977;96:283 - 286.

130 Goransson K, Liden S, Odsell L. Oral zinc in acne vulgaris: a clinical and methodological study. Acta Derm Venereol . 1978;58:443 - 448.

131 Verma KC, Saini AS, Dhamija SK. Oral zinc sulfate therapy in acne vulgaris: a double-blind trial. Acta Derm Venereol. 1980;60:337 - 340.

132 Weimar VM, Puhl SC, Smith WH, et al. Zinc sulfate in acne vulgaris. Arch Dermatol. 1978;114:1776 - 1778.

133 Hillstrom L, Pettersson L, Hellbe L, et al. Comparison of oral treatment with zinc sulphate and placebo in acne vulgaris. Br J Dermatol. 1977;97:681 - 684.

134 Michaelsson G, Juhlin L, Vahlquist A. Effects of oral zinc and vitamin A in acne. Arch Dermatol. 1977;113:31 - 36.

135 Dreno B, Amblard P, Agache P, et al. Low doses of zinc gluconate for inflammatory acne. Acta Derm Venereol. 1989;69:541 - 543.

136 Weismann K, Wadskov S, Sondergaard J. Oral zinc sulphate therapy for acne vulgaris. Acta Derm Venereol . 1977;57:357 - 360.

137 Orris L, Shalita AR, Sibulkin D, et al. Oral zinc therapy of acne. Absorption and clinical effect. Arch Dermatol. 1978;114:1018 - 1020.

138 Michaelsson G, Juhlin L, Ljunghall K. A double-blind study of the effects of zinc and oxytetracycline in acne vulgaris. Br J Dermatol. 1977;97:561 - 566.

139 Cunliffe WJ, Burke B, Dodman B, et al. A double-blind trial of a zinc sulphate/citrate complex and tetracycline in the treatment of acne vulgaris. Br J Dermatol. 1979;101:321 - 325.

140 Gupta VL, Chaubey BS. Efficacy of zinc therapy in prevention of crisis in sickle-cell anemia: a double-blind, randomized controlled clinical trial. J Assoc Physicians India. 1995;43:467 - 469.

141 Newsome DA, Swartz M, Leone NC, et al. Oral zinc in macular degeneration. Arch Ophthalmol. 1988;106:192 - 198.

142 Stur M, Tittl M, Reitner A, et al. Oral zinc and the second eye in age-related macular degeneration. Invest Ophthalmol Vis Sci. 1996;37:1225 - 1235.

143 Mares-Perlman JA, Klein R, Klein BE, et al. Association of zinc and antioxidant nutrients with age-related maculopathy. Arch Ophthalmol . 1996;114:991 - 997.

144 Hoffman HN II, Phyliky RL, Fleming CR. Zinc-induced copper deficiency. Gastroenterology. 1988;94:508 - 512.

145 Sandstead HH. Requirements and toxicity of essential trace elements, illustrated by zinc and copper. Am J Clin Nutr. 1995;61(suppl 3):621S - 624S.

146 Fosmire GJ. Zinc toxicity. Am J Clin Nutr. 1990;51:225 - 227.

147 Porea TJ, Belmont JW, Mahoney DH Jr. Zinc-induced anemia and neutropenia in an adolescent. J Pediatr . 2000;136:688 - 690.

148 Lim D, McKay M. Food-drug interactions. Drug Information Bulletin (UCLA Dept. of Pharmaceutical Services). 1995;15(2).

149 Drug Evaluations Annual . Vol. 2. Milwaukee, Wis: American Medical Association; 1993.

150 Neuvonen PJ. Interactions with the absorption of tetracyclines. Drugs. 1976;11:45 - 54.

151 Mapp RK, McCarthy TJ. The effect of zinc sulphate and of bicitropeptide on tetracycline absorption. S Afr Med J. 1976;50:1829 - 1830.

152 Polk RE, Healy DP, Sahai J, et al. Effect of ferrous sulfate and multivitamins with zinc on absorption of ciprofloxacin in normal volunteers. Antimicrob Agents Chemother. 1989;33:1841 - 1844.

153 Campbell NR, Kara M, Hasinoff BB, et al. Norfloxacin interaction with antacids and minerals. Br J Clin Pharmacol. 1992;33:115 - 116.

154 Reyes AJ, Olhaberry JV, Leary WP, et al. Urinary zinc excretion, diuretics, zinc deficiency and some side-effects of diuretics. S Afr Med J. 1983;64:936 - 941.

155 Wester PO. Urinary zinc excretion during treatment with different diuretics. Acta Med Scand. 1980;208:209 - 212.

156 Age-Related Eye Disease Study Research Group. A randomized, placebo-controlled, clinical trial of high-dose supplementation with vitamins C and E, beta carotene, and zinc for age-related macular degeneration and vision loss: AREDS Report no.8. Arch Ophthalmol. 2001;119:1417 - 1436.

157 Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc (2001). Available at www.nap.edu. Accessed October 4, 2001.

158 Ewing CI, Gibbs AC, Ashcroft C, et al. Failure of oral zinc supplementation in atopic eczema. Eur J Clin Nutr . 1991;45:507 - 510.

159 Simkin PA. Oral zinc sulphate in rheumatoid arthritis. Lancet . 1976;2:539 - 542.

160 Peretz A, Neve J, Jeghers O, et al. Zinc distribution in blood components, inflammatory status, and clinical indexes of disease activity during zinc supplementation in inflammatory rheumatic diseases. Am J Clin Nutr . 1993;57:690 - 694.

161 Zemel BS, Kawchak DA, Fung EB, et. al. Effect of zinc supplementation on growth and body composition in children with sickle cell disease. Am J Clin Nutr . 2002;75:300-307.

162 Su JC, Birmingham CL. Zinc supplementation in the treatment of anorexia nervosa. Eat Weight Disord. 2002;7:20-22.

163 Ervin RB, Kennedy-Stephenson J. Mineral intakes of elderly adult supplement and non-supplement users in the third national health and nutrition examination survey. J Nutr . 2002;132:3422 - 3427.

164 Mossad SB. Effect of zincum gluconicum nasal gel on the duration and symptom severity of the common cold in otherwise healthy adults. QJM . 2003;96:35 - 43.

165 Meynadier J. Efficacy and safety study of two zinc gluconate regimens in the treatment of inflammatory acne. Eur J Dermatol . 2000;10:269 - 273.

166 Serjeant GR, Galloway RE, Gueri MC. Oral zinc sulphate in sickle-cell ulcers. Lancet . 1970;2:891 - 893.

167 Ripamonti C, Zecca E, Brunelli C, et al. A randomized, controlled clinical trial to evaluate the effects of zinc sulfate on cancer patients with taste alterations caused by head and neck irradiation. Cancer . 1998;82:1938 - 1945.

168 Mahajan SK, Abbasi AA, Prasad AS, et al. Effect of oral zinc therapy on gonadal function in hemodialysis patients. A double-blind study. Ann Intern Med . 1982;97:357 - -361.

169 Brook AC, Johnston DG, Ward MK, et al. Absence of a therapeutic effect of zinc in the sexual dysfunction of hemodialysed patients. Lancet . 1980;2:618 - 620.

170 Arda HN, Tuncel U, Akdogan O, et al. The role of zinc in the treatment of tinnitus. Otol Neurotol . 2003;24:86 - 89.

171 Igic PG, Lee E, Harper W, et al. Toxic effects associated with consumption of zinc. Mayo Clin Proc . 2002;77:713 - -716.

172 Akhondzadeh S, Mohammadi MR, Khademi M. Zinc sulfate as an adjunct to methylphenidate for the treatment of attention deficit hyperactivity disorder in children: A double blind and randomized trial [ISRCTN64132371]. BMC Psychiatry. 2004 Apr 8 [Epub ahead of print]

173 Bilici M, Yildirim F, Kandil S et al. Double-blind, placebo-controlled study of zinc sulfate in the treatment of attention deficit hyperactivity disorder. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2004;28:181-90.

174 Matson A, Wright M, Oliver A, et al. Zinc supplementation at conventional doses does not improve the disturbance of taste perception in hemodialysis patients. J Ren Nutr. 2003;13:224-8

175 Nowak G, Siwek M, Dudek D et al. Effect of zinc supplementation on antidepressant therapy in unipolar depression: a preliminary placebo-controlled study. Pol J Pharmacol. 2003;55: 1143-1147,

176 Bilici M, Yildirim F, Kandil S et al. Double-blind, placebo-controlled study of zinc sulfate in the treatment of attention deficit hyperactivity disorder. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2004;28:181-90.

177 Akhondzadeh S, Mohammadi MR, Khademi M. Zinc sulfate as an adjunct to methylphenidate for the treatment of attention deficit hyperactivity disorder in children: A double blind and randomized trial [ISRCTN64132371]. BMC Psychiatry. 2004 Apr 8 [Epub ahead of print] .

178 Arnold LE, Pinkham SM, Votolato N. Does zinc moderate essential fatty acid and amphetamine treatment of attention-deficit/hyperactivifty disorder? J Child Adolesc Psychopharmacol. 2000;10:111-117.

179 Leitzmann MF, Stampfer MJ, Wu K, et al. Zinc supplement use and risk of prostate cancer. J Natl Cancer Inst. 2003;95:1004-7.

Revision Information

Upcoming Events

My Health Patient Portal