Skip to Content
by Lucey JR

Desgarros vaginales

(Desgarros perineales; Desgarros, vaginales)

Definición

Los desgarros vaginales son rasgaduras de la piel y los músculos que se encuentran sobre el orificio vaginal o a su alrededor. En la mayoría de los casos, los desgarros se producen en el perineo. El perineo es la región que se encuentra entre el ano y el orificio de la vagina. Existen cuatro grados de desgarros vaginales:
  • Desgarros de primer y segundo grado: se pueden reparar con mayor facilidad
  • Desgarros de tercer y cuarto grado: su reparación es más compleja porque son más grandes, más profundos y afectan el tejido muscular
Esta afección grave no es frecuente. Cuando ocurre, normalmente se produce durante un parto vaginal .

Causas

Los desgarros vaginales pueden producirse por cualquiera de las siguientes causas:
  • La cabeza del bebé es demasiado grande para pasar fácilmente por el orificio vaginal.
  • El bebé viene de nalgas y atraviesa la vía del parto primero con los pies o las nalgas.
  • El parto se produjo muy rápidamente y el perineo no tuvo tiempo de estirarse lentamente.
  • La madre no puede controlar el pujo.

Factores de riesgo

Si usted es una mujer muy pequeña y su bebé es demasiado grande, el médico reconocerá este riesgo antes del parto y podrá ayudarla.
Informe al médico si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo:
  • Tener un bebé demasiado grande
  • Tener una estructura muy pequeña, especialmente en la zona de la pelvis
  • Ser madre primeriza
  • Haber sufrido esta afección previamente

Síntomas

En general, los desgarros vaginales no presentan síntomas. Un signo puede ser el aumento de sangrado proveniente de la vagina.

Diagnóstico

El médico la acompañará en el parto y, si se produce un desgarro, podrá verlo. La gravedad dependerá del tamaño de los desgarros y de los músculos afectados. Si el médico cree que usted puede sufrir un desgarro, es posible que le recomiende una episiotomía . Consiste en hacer una incisión quirúrgica del perineo. Con la episiotomía, el orificio vaginal se amplía temporalmente para que el bebé no desgarre la vagina ni los músculos que la rodean.

Tratamiento

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Opciones de tratamiento:

Suturas

Los desgarros de primer grado son superficiales. A menudo no requieren suturas y se curan naturalmente. Los desgarros de segundo grado se producen en las partes más profundas de los tejidos, requieren algunas suturas y luego se curan correctamente. Los desgarros de tercer grado afectan los músculos del recto y los desgarros de cuarto grado afectan el interior del recto. Estos desgarros requieren más tiempo y suturas para repararse. En casos poco frecuentes de curación anormal, a veces es necesario practicar una cirugía adicional para reparar desgarros considerables.
Suturas para reparar desgarros de tercer grado
reparación quirúrgica de un desgarro vaginal
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Cuidado en el hogar

Otros tratamientos que se pueden usar en el hogar para aliviar el dolor de las suturas son:
  • Antiinflamatorios no esteroideos (p. ej., ibuprofeno ): normalmente, los médicos recomiendan tomar ibuprofeno para aliviar cualquier tipo de dolor a causa de las suturas. Si el dolor continúa a pesar de haber tomado ibuprofeno, comuníquese con el médico.
  • Baños tibios: a veces, sentarse en un baño tibio que sólo cubra las caderas y las nalgas puede ayudar. Se suelen llamar baños de asiento.
  • Hielo o almohadillas empapadas con agua de hamamelis: a veces, se coloca hielo envuelto en un paño o almohadillas frías empapadas con agua de hamamelis en el área para calmar el dolor.
Si se le diagnostican desgarros vaginales, siga las instrucciones del médico.

Prevención

Para ayudar a reducir las probabilidades de sufrir desgarros vaginales, tome las siguientes medidas:
  • Masaje perineal: cuando tenga 34 semanas de embarazo, usted o su pareja pueden comenzar a masajear el perineo con los dedos y con un gel lubricante, como el gel K-Y. Después de eso, debe hacerse a diario. Esta medida permitirá ablandar y suavizar la piel y puede ayudar a que se estire con mayor facilidad en el parto.
  • Ejercicios de Kegel : contraiga y mantenga contraídos los músculos del piso pélvico. Son los mismos músculos que utiliza para retener el flujo de orina. Practique contraer, mantener contraídos y relajar lentamente estos músculos para fortalecerlos.
  • Mantenga una nutrición adecuada: la piel sana se estira más fácilmente.
  • Un período expulsivo lento: al controlar el pujo permite que el perineo se estire lentamente.

RESOURCES

The American Congress of Obstetricians and Gynecologists http://www.acog.org/

Women's Health.gov http://www.4woman.org/

CANADIAN RESOURCES

Health Canada http://www.hc-sc.gc.ca/

Women's Health Matters http://www.womenshealthmatters.ca/

References

Benefits and risks of episiotomy: a review of the English–language literature since 1980. Gentlebirth.org website. Available at: http://www.gentlebirth.org/format/woolley.html . Accessed August 9, 2005.

Episiotomy: a cut you may not need. Mayo Clinic website. Available at: http://www.mayoclinic.com/invoke.cfm?id=HO00064 . Accessed August 9, 2005.

Managing complications in pregnancy and childbirth: repair of vaginal and perineal tears. World Health Organization website. Available at: http://www.who.int/reproductive-health/impac/Procedures/Repair%5Fvaginal%5FP83%5FP90.html . Published 2003. Accessed July 11, 2008.

Repair of obstetric perineal lacerations. American Academy of Family Physicians website. Available at: http://www.aafp.org/afp/20031015/1585.html . Accessed August 9, 2005.

Revision Information

My Health Patient Portal